Devocional semanal

COMO UN PADRE

Y el rey mandó a Joab, a Abisai y a Itai, diciendo: tratad Benignamente por amor de mí al joven Absalón…
2 de Samuel 18:5

Cuando vemos el contexto de la historia que esta ocurriendo en este capitulo, de como uno de los hijos del Rey David, Absalón, se había sublevado contra su padre. Había pedido consejo para demostrar ante el pueblo cuanto este joven despreciaba a su padre, acostándose con 10 de las esposas de su padre. La biblia nos cuenta que David huyo descalzo, con la cabeza cubierta y llorando.

Un concepto muy conocido por todos, cristianos y no cristiano, es de como Dios nos ama y demuestra su amor, como el amor de un Padre a un hijo. Me encanta como dice la versión
NTV - por consideración a mí, traten con bondad al joven Absalón - definitivamente ese es el amor de un padre hacia un hijo. David amaba a su hijo. David estaba haciendo una suplica, estaba rogando que traten a su hijo de una manera bondadosa, le estaba diciendo al pueblo y a sus jefes encargados, “si me aman, traten bien a mi hijo, no importa lo que ha hecho, lo que me ha hecho”

Él final de la historia, al termino de la batalla, Absalón muere. 2 Samuel 18:14,15
Cuando David se entera podemos ver su corazón;
19:4c ¡Quién me diera que muriera yo en lugar de ti, Absalón, hijo mío, hijo mío!

Para mi, este es un mensaje que esta dirigido al corazón de la iglesia, a aquellos que han experimentado una vida nueva en Cristo. El Padre nos esta diciendo “por consideración a mí trata bien a” y puedes llenar la casilla con el nombre de alguien.
No puedo generalizar, pero la iglesia de hoy en día no cumple con la suplica del corazón de nuestro Padre que nos ha dicho que no quiere la muerte del impío Ezequiel 18:23-32. Hemos decidido quien merece y quien no merece la salvación y nos olvidamos que tampoco nosotros éramos merecedores de su perdón. Dios nos ha llamado a ser luz en medio de la oscuridad, nos ha dado de su Espíritu para poder llevar el evangelio a quien lo necesita, nos suplica que tratemos bien al pobre, al menesteroso, a la viuda, al huérfano, que amemos al Adicto, al homicida, al homosexual y que les digamos que en Cristo hay verdadera libertad, que amemos a aquel que esta lejos de casa y que ha hecho todo lo posible para alejarse de Él. 
“Por amor a mí, trata a bien a aquel que esta lejos de mí”


José Aguilar

José Aguilar

Related Posts